Para poder realizar una correcta evaluación de costes y beneficios al inicio de la fase de proyecto, es necesario poder comparar la eficacia militar de diversas soluciones. La simulación de un modelo ofrece la posibilidad de hacer predicciones cuantitativas sobre la utilidad de los recursos. De esta manera resulta posible identificar los conceptos más idóneos ya antes de la construcción de prototipos.

Además, la simulación ofrece la posibilidad de realizar unas investigaciones  sobre los límites de carga y fatiga del personal y del material, que en circunstancias reales no se podrían llevar a cabo.