de los que se derivan las ideas de diseño y las soluciones técnicas. Como resultado de este proceso, diseñamos un concepto general coherente y operativo sobre la base de estos requisitos. Es el momento de encajar las piezas del rompecabezas.