La planificación se subdivide en una serie de fases que se validan de forma continuada. El control y la optimización permanente de los resultados dan lugar a soluciones que a menudo son inesperadas pero en cualquier caso están siempre orientadas al rendimiento.